CARTA PREMIADA MES DE SETEMBRO

Lo que realmente impulsa mis palabras es la esperanza, la fe en que quizás el mundo pueda perdurar en un ambiente de paz y bienestar social. Creo firmemente en el mejoramiento humano, en la solidaridad y el respeto entre las naciones, en los líderes defensores de sus pueblos; y creo en ustedes, porque no veo solo a esos ?Cinco Héroes prisioneros del Imperio? no es solo el eslogan, tienen una vida palpitante, real, humana y de que existan hombres y mujeres como ustedes depende que la humanidad no se precipite hacia un abismo de sangre y violencia, de que no nos convirtamos en depredadores de nuestra propia especie, de que finalmente no podamos ser superiores a los acontecimientos por no advertir el peligro a tiempo; y es que parece tan lejano, tan fuera de lugar?

Les admiro porque han sufrido con valentía, con honor, abrazados a un ideal, a una verdad que les corre por la sangre; porque son dignos representantes de los principios cubanos. “Esos son Héroes; los que pelean por hacer a los pueblos libres, los que padecen en pobreza y desgracia por defender una gran verdad”, José Martí.

Pero, ¿qué significa la verdad para un gobierno que invierte millones en la industria armamentista a fin de promover más guerras, más muertos y por supuesto, más riquezas que por “designio divino” creen les pertenece; usando excusas que no pueden ir por encima de un interés material y que deja a un lado la verdad hecha cenizas en la vida de unos muchos que a los efectos, valía la pena perder? Un gobierno que ha liberado a un ilustre terrorista de fama mundial, que ha acabado con miles de vidas inocentes, que se ha inmortalizado como un asesino que solo deja a su paso niños huérfanos y madres de luto.Un gobierno que hace caso omiso a los gritos de dolor de las víctimas de terrorismo que caen sobre sus espaldas. ¿Cuántos más deben morir para saciar su ambición? He aquí los verdaderos terroristas y aún no les quitamos el poder. No espero, entonces, justicia de sus manos manchadas de sangre hermana, confío en los miles de aliados de todo el mundo que se nos han unido en esta causa y en la fortaleza de nuestra lucha, en apoyo al papel indispensable de cada uno de los abogados que les representa. Ustedes, como hasta ahora: ¡Firmes!, con el ejemplo de nuestro comandante cuando al sufrir prisión: “En cuanto a mi, sé que la carcel será dura como no lo ha sido nunca para nadie, pregnada de amenazas, de ruin y cobarde ensañamiento, pero no la temo como no temo la furia del tirano miserable que arrancó la vida a setenta hermanos mios. Condenadme, no importa la historia me absolverá”. O como dijera luego “Condenadme, no importa, los pueblos dirán la última palabra”.

Solo puedo alimentar mis esperanzas y la de ustedes al pensar en la libertad, el más preciado derecho de cada ser humano, y en los que se levantan en su nombre al comprender que por injusticia y por salvar vidas, se la han arrebatado de las manos.

¡Dignos ustedes por evitar tantas muertes, por poder llevar la frente en alto cuando se habla de terrorismo; por convertirse ante el mundo de acusados en acusadores; por seguir de pie, inquebrantables con la verdad como escudo y espada!

“LaConquista del porvenirha de hacerse con las manos blancas”

José Martí

Confíe en nosotros.
Chavelys Téllez Larramendy
Cuba

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará