CARTA PREMIADA MES DE XUÑO

Detrás de las rejas en la oscuridad del silencio infinito, una pequeña brisa borra las cenizas y da con sus rostros marcados por el dolor y del pánico horrendo que sienten ellos con tanto valor. Una calma opaca el reflejo de las rejas trayendo consigo una sensación de paz, niños que ríen, un himno de guerra, un pueblo que lucha y una luz desvanecida al fondo de sus pies.

La madrugada se hace eterna y solo se escucha el arrullo de la Luna, mientras en sus papeles el bolígrafo dibuja las palabras más bellas y sinceras, se iluminan cinco estrellas, cinco hombres de Patria y firmeza, que viven con la ilusión del recuerdo, de una Isla, de sus vidas, sus párpados cansados se unen ceñidos a un mismo sueño.

Asoma un rayo de sol y se siente el chillar de una reja, sus miradas perdidas buscan un horizonte y sus sonrisas ¿Qué son sus risas? Una sombra enajenada que ha quedado atrás. Siento en sus corazones un latir fuerte que no se ata con cadenas, es una paloma blanca, un machete mambí y una bandera de una sola estrella y esto es precisamente lo que los hace vivir.

Condenados están cinco patriotas, en las garras más inhumanas y sangrientas, cinco héroes acusados por proteger su país, por defender a su pueblo del terrorismo. Prisioneros del imperio más brutal; pero el manantial de sus ideas está colocado en un pedestal de dignidad y confianza.

En sus celdas penetra una luz misteriosa que irradia e ilumina un futuro y un pasado que los llena y los mantiene firme con su verdad y justicia. Nada puede impedir sus pasos de gigantes, donde el imperio tiembla y teme, pues Cuba siempre está segura de sí y de sus hombres. “No importa condenadlos, LA HISTORIA LOS ABSOLVERÁ”.

Gretter Conde Vicente

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará