CARTA PREMIADA EN ABRIL 2007

  • Yo señor, un sencillo hombre de este planeta, algo informado y conocedor de las desgracias de este mundo, le ruego, la libertad incondicional para quienes configurando una mano solidaria evitaron cientos de atentados contra la población y contra la economía del país más maravilloso que existe hoy en esto que llamamos planeta tierra.
  • Yo señor, un cubano, de los menos indicados para defender a mi suelo patrio, por no haber convivido con mis conciudadanos hace ya más de 25 años, le pido la libertad de esas cinco articulaciones de una mano valiente que evitaron más desgracias y más infortunios a nuestra ínsula que se ha convertido en el país de nunca jamás.
  • Si señor, el país de nunca jamás, ¿ podría usted comprender acaso que en un país donde el promedio de vida es de los más altos del mundo, donde la gente a pesar de las carencias mantiene su alegría, donde todos los niños tienen una escuela y un médico al doblar de la esquina, ¿podría renunciar tan fácilmente a protegerse de mafias corruptas que anidan en su país, como si se encarrilaran hacia vuestro destino buscando una posada segura y como bien su nombre lo indica: ¿ acaso no tiene Posada Carriles todo el apoyo vuestro ?.
  • Muy señor mío y de todos los humanos, ¿ acaso no es usted quien representa la mayor fuerza en el mundo? y quien decide la continuidad de las especies en el orbe? . Usted contamina el mundo señor, pero también el espíritu de los pueblos. Le ruego muy señor mío y nunca mejor dicho, que intente sacar al menos una vez, algo de nuestros primos los mobobos, que se caracterizan por sus buenas relaciones y aparte un poco lo que tenemos de nuestros otros primos más violentos, aunque creo que le estoy hablando sin tener en cuenta a Adán y a Eva y voy por mal camino.
  • Intento rogarle señor un atisbo de humanidad para quienes protegieron a un pueblo numantino, del peor de los enemigos, de los traidores señor, en este caso no me refiero a Usted. Usted es el peor enemigo pero no un traidor, me refiero a esos que siendo cubanos,son apátridas por el solo hecho de enriquecer sus bolsillos o de sentir el placer que les provoca el arremeter contra sus propios progenitores si es posible, como crías de cuervos.
  • En fin señor, llevo más de un cuarto de siglo sin afiliación política, no pertenezco a ningún partido, deseo la paz y el bienestar para todos y no defiendo a Cuba por ser cubano. Defiendo a Cuba señor, porque ese país, ese pequeño caimán se ha ganado el derecho a la admiración, se ha ganado el respeto del mundo y merece la victoria.
  • Quienes arriesgaron su vida por defender a ese pueblo, sabiendo como sabían, que lo hacían en las propias fauces del monstruo, son gente valiente señor, son gente digna señor, son una mano de Dios, señor.

Manuel Caso

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará